Dieta cetogénica: una opción para niños con epilepsia

Dieta cetogénica: una opción para niños con epilepsia

Por L.N. Marylin Astorga Méndez

Medical Nutrition Experts
La epilepsia es una enfermedad cerebral crónica

La epilepsia es una enfermedad cerebral crónica que se caracteriza por convulsiones causadas por excesivas descargas eléctricas del cerebro.[1] Estas descargas generalmente son repentinas y de corta duración.

La dieta cetogénica  fue diseñada en el año 1924, originalmente se basaba en un consumo bajo en carbohidratos y  mayor consumo de grasas, convirtiendo a estas últimas en  la principal fuente de energía para el cuerpo, en conjunción con  el ayuno intermitente, el cual, en  1921, ya había sido  implementado  como  tratamiento de epilepsia en niños manifestando beneficios  en la disminución de crisis epilépticas.[2]

Esta dieta influye positivamente en la disminución de la energía que se encuentra en el cerebro, es decir, la glucosa cerebral. Lo anterior ayuda a mejorar la resistencia a las crisis epilépticas, esto se realiza de manera más eficiente en niños ya que durante esta etapa la suministración de energía al cerebro es más controlada, logrando así una concentración de glucosa normal.[3]

Se ha observado que la dieta cetogénica tiene mayores beneficios en el control de las convulsiones incluso con pacientes que ya llevan un tratamiento farmacológico óptimo.[4] Además, al implementar esta dieta hay menos efectos adversos en el paciente en comparación con los fármacos utilizados normalmente, ya que estos últimos contienen sustancias químicas que, por su interacción,  puede tener efectos negativos en el tratamiento, además de un valor económico alto.

Esta dieta influye positivamente en la disminución de la energía que se encuentra en el cerebro
Dieta cetogénica en pacientes infantiles con epilepsia

Los resultados de llevar una dieta cetogénica en pacientes infantiles con epilepsia muestran  una disminución del 50-90% en el número de crisis epilépticas, incluso en pacientes a los que se les determinó que, por el grado de la enfermedad, eran intratables. [4] Además de la reducción de la intensidad de estos episodios, este tipo de dieta otorga la posibilidad de dejar el tratamiento farmacológico y una mayor sensibilidad a estímulos externos que antes no percibía el paciente.[5] Estos beneficios se presentan incluso a los pocos meses de llevar este plan de alimentación.

Finalmente, cabe mencionar que no existe tiempo determinado para llevar esta dieta, pero se debe implementar hasta lograr el control de las crisis epilépticas que presenta el niño. Además, su implementación siempre debe estar supervisada y controlada  por un experto de la salud.

Referencias:

1. Megiddo I, Colson A, Chisholm D, Dua T, Nandi A, & Laxminarayan R. (2016). Epilepsia. julio 08, 2020, de OMS Sitio web: https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/epilepsy
2. Moya, J. (2016). Dieta Cetogénica en Epilepsia. julio 08, 2020, de Centro de Epilepsia Infantil. Servicio de Neurología y Psiquiatría, Hospital Luis Calvo Mackenna. Universidad de Chile. Sitio web: http://www.revistachilenadeepilepsia.cl/wp-content/uploads/2016/04/07-201601_dieta_cetogenica_epilepsia.pdf
3. Sosa, J. (Nov- Dic, 2008). La dieta cetogénica en el manejo de la epilepsia refractaria. Revista mexicana de pediatría , 75, 284-288. https://www.medigraphic.com/pdfs/pediat/sp-2008/sp086h.pdf
4. Raimann, X., Marín, V., Burón, V., Devilat, M., & Ugalde, A. (2007). Dieta cetogénica en epilepsia refractaria: Eficacia, evolución y complicaciones a largo plazo. julio 08, 2020, de Revista de chile Sitio web: https://scielo.conicyt.cl/pdf/rcp/v78n5/art04.pdf
5. Marcos, L., & Rojas, E. (2007). Presentación de un caso de aplicación de la dieta cetogénica en la epilepsia refractaria. julio 08, 2020, de Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía Sitio web: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0034-75312007000400012